viernes, 11 de julio de 2008

te vi

Las flores son recuerdos, son constancia del paso del tiempo, pero siempre están, pues si recuerdos te dan, no es que las veas marchitar, es que las vuelves a ver brillar, y cada año salen con su aroma especial, para hacerte recordar aquella flor que con el corazón te llegó y tu mirada se perdió, con esa sensación de amor y ese suspiro que por ella te salió.






te vi, te vi, te vi
yo no buscaba a nadie y te vi
te vi
creo que simplemente te vi

8 comentarios:

 kotto dijo...

amo esta canción, has escuchado la version de caetano veloso? es mejor que la de fito.. si no la tienes te la regalo...

Anita dijo...

Amigaa!!!!!
quiero verte te extraño...
que linda cancion..

yo conozco a alguien que te vio y siempre me pregunta por ti, yapo amiga cuantas veces quieres que te lo diga!!olvidate.

ya gaby te quiero mucho y te veo el finde..

La Gata Coqueta dijo...

He venido por casualidad y me quede a leerte y me encanto tu blog, buena música para aparcar... y el post último de la flor precioso...

Las flores me privan tanto es así que cuando me las regalan y son pocas y bonitas las seco para tenerlas e recuerdo.

Ahora al escribir sobre esto me estoy acordando una visita que hice estando en Italia, tenían en un sitio del salón unas rosas azules preciosas y se lo indique, me contestaron que eran del funeral del esposo y que allí seguirían, por el momento..

Me estoy enrollando, recibe un saludo de esta que te escribe.

Volveremos a visitarnos si tu me lo permites.

Victor Flyte dijo...

Buenos días, madrugadores, de una mañanica de domingo.

Me encanta esa canción; qué buena forma de empezar el día. Gracias.

Flores. Son una pequeña nota de felicidad. A mí, particularmente, me gustan las margaritas porque son sencillas pero bellas. No destacan por su fragancia, son discretas, pero iluminan... y, además, las utilizan los enamorados para saber si sí-no-sí-no son correspondidos.

Besitos de buenos días, amiga.

Gabriela O.o°• dijo...

Te vi, te vi, te vi... Yo no buscaba nadie y te vi.

Carlos Saavedra dijo...

Entro a tus espacios y me divierto. Entonces pienso en la necesidad de compartir, de enseñar y externar lo que en uno tiene, así como esta alegría de vivir, entonces tus palabras que se van mezclando con las mías y las de otras empiezan a formar una sociedad de distancias y emociones que nos hacen cada vez más humanos y humanizados, así que lo disfruto y me siento más y más humano. Expresamos sin problemas nuestros gustos y dejamos ver entre líneas que nos gustamos, es decir nos gustamos todos, me gustas tú, y la vecina de tu pagina que escribe y describe un comentario a tiempo, al igual me gusta otra vecina de mi pagina que es de todos y me enamoro con facilidad de los sentimientos de todos, los otros, pero no tan solo se trata de esos enamoramientos o las molestias o los dolores o los sueños, es decir forman todo, un conjunto de pasiones y enamoramientos. Así que todos tenemos mucho que enseñar y todos vamos aprendiendo. Así que los días nos alientan a detenernos y mirar nuestro entorno, ese entorno que nos inspira. Eso me pasa cada que te leo, cada que dejas una noticia de ti en estos espacios y si observo tus imágenes que me regalas con tus versos entonces me inspiro más y me lleno de sonidos alegres y me enamoro, porque te he dicho que es muy fácil para mí enamorarme y llenarme de tantas sensaciones que me devuelven siempre gran parte de las energías perdidas durante el día, así que celebro la razón de existir y no de coincidir, porque siempre he creído que la gente no coincide sino que se encuentran en una cita hecha desde hace muchos años atrás. No se cuantas veces volteo hacia atrás, no se cuantas veces me detengo dur5ante el trayecto de un día, no se que caminos tomar o no tomar, entonces surgen marismos de incertidumbre e intranquilidad, pero te confieso que soy feliz al igual que creo que tú eres feliz y eso lo duplica todo, quizá para ambos o tan solo para mí. Así en medio de todos estos días te veo sentada a la orilla de una playa y me dan ganas de ir hasta ti, para que me cuentes, para que abras más y más tu corazón y tus historias, porque sin historias somos como seres desprovistos de rostro y de que nos sirve no tener rostro que sea reflejado en el espejo de nuestra alma, esa alma que estamos dispuestos a enseñar o no. me gustaría irte descubriendo, pero al mismo tiempos me da miedo “no sea que me encuentre con una persona maravillosa” y entonces no tenga más opción que salir a buscarte, no para destruir tu vida sino para leer directamente de ti, todo lo que eres. Los caminos son tan misteriosos que nos pueden perder con facilidad, el mío no es otro que una gran espiral, sabes a veces quisiera compartir con alguien esta pasión por el escribir y formar una gran espiral de letras, de ideas y sobre todo de emociones, pero dicha tarea casi siempre suele tornarse compleja o imposible. Así que porque no disfrutar de la oportunidad de nuestra cita, de esta oportunidad de descubrir lo que somos y entender la belleza de tu mirada y el tono de tus ojos, porque no darnos este espacio que ya nos damos y jugar a nuestras ideas sin tener reglas o momentos para cada uno, en realidad me gusta y no me asusta en lo más mínimo, porque esperar a la llegada de otros días, cuando este día en si mismo es la ocasión perfecta, el mar nunca esta en calma aunque muchas veces se vea lento o dormido, entonces quienes somos nosotros para dejarnos llevar por la quietud de este mundo, quienes somos para que nos atrape el consumismo de ideas o letras, acaso no somos al igual que todos seres sensibles, acaso no nos gusta la idea de breves espacios de felicidad a cambio de ese dolor que nos haga crear, o ese breve espacio de dolor a cambio de situaciones de felicidad que nos haga parir más y más letras. No creo en el destino o las cosas fortuitas, pienso que todo pasa porque nosotros somos los grandes provocadores y esta vez intento provocarte para atraparte en un juego de letras y sensaciones, en esta desnudez inmediata de lo que somos, dicha en letras que puedan esconder en sus metáforas lo que somos, espero te animes, así como otros más lo hagan, porque esto no tiene limite ni números, no te agradezco la sonrisa, pero soy feliz de compartir y la sonrisa me la llevo en el alma para todos los días de mi existencia…

En los días que empiezan descubro ese sabor a ti, esa vida en tonos diferentes a los grises, pero que te rondan, descubro la pasión y el mundo de atrás. Dicen que el mundo de atrás es el de adeveras, no se si cierto esa aseveración, pero eso dicen, lo cierto, es que en el mundo diario los matices pueden llevarnos a tener un buen día o tan solo un día con sus complejos. Pienso en las mil y una noches de estas conversaciones, no les pongo títulos ni formas, no me preocupa que hagan mucho ruido o que me roben el sueño. Hablando de sueños, anoche estabas cerca de mí, te soñé, claro que me fue difícil identificarte, primero porque las noticias que tengo de tu rostro son así, digamos fugaces y la noticia de tu cuerpo apenas y coincide con la imagen de una mujer que en sombras carga a un hermoso bebe. Supe que eras tú hasta que te escuche leer un poema, aunque tu voz quizá nunca coincida con la voz escuchada, se que eras tu, quizá porque era lo que deseaba…


En silencio, en mi silencio espero que todo esto sea el principio de una charla abierta, con los limites propios que se consideren necesarios, espero no por esperar, que los ruidos sean tan fuertes que los pueda escuchar en estar frontera diaria.

Ricardo J. Román dijo...

Las flores conservar dulzura en cada pétalo. Una fragancia que aumenta cada nivel de excitación, penetrando por nuestras narices hasta disolvernos en el más profundo sueño, pero sólo cuando se aprende a hacerlo.

Muy buen post.

Mi Ser dijo...

Yo, simplemente te Ví

Como es ver simplemente?...
Como es sentir simplemente?
Como es reconocer lo simple?

Como es Gaby?.....

Te Vi…

Con ojos grandes y brillantes…
Te mire… te contemplé… me paseo por tus gestos… por tu andar… por la sonrisa coqueta… por la mirada intensa… por tus manos en la cintura… por tus piernas entrelazadas… te Vi… simplemente?.
Espero que si…
Espero…
Que al final de mis letras y las tuyas… “Veamos Simplemente”